Maroko ezagutzen-Descubriendo Marruecos

Duela pare bat hilabete Marokora bidai bat egin genuen lagun artean, eta esperientzia eder hori kontatuko dizuet datozen lerrotan. Gure kulturarekin konparatuz erabat desberdina da, oso hurbil dugun arren. Bestalde, aurreiritziei kasu egiten diegula ere esango nuke, baina benetan ezagutzen al dugu Maroko? Egia esan, ezetz esango nuke. Horrexegatik guretzat oso esanguratsuak izan ziren esperientziak kontatuko dizkizuet, eta herrialde horretatik hain pozik zergatik itzuli ginen ulertuko duzuelakoan hasiko naiz.

Urteari bidai batekin hasiera ematea pentsatu genuen, eta hotzetik ihes egin eta eguzkia eta eguraldi ona nahi genituen. Lehendik lagun bat bertan egon zela aprobetxatuz, eta kontatu zizkigun gauza positiboak kontuan izanez, hamar eguneko bidai bat egitea erabaki genuen, Agadirrera hain zuzen. Marokoko hegoaldean dago kokatuta eta herrialdeko hiri turistikoenetako bat da.

………………….

Hace un par de meses hicimos un viaje entre amigas a Marruecos, y os contaré la maravillosa experiencia que supuso aquello para nosotras. La verdad que es un país con una cultura totalmente diferente a la nuestra, a pesar de lo cerca que nos queda. También me atrevería a decir que nos dejamos guiar bastante por los prejuicios, pero ¿conocemos realmente Marruecos? Sinceramente, creo que la respuesta es no. Por esa razón os voy a contar varias experiencias que nos marcaron profundamente y que nos hicieron volver encantadas al haber descubierto ese maravilloso país.

Bueno, empecemos por el comienzo. Pensamos empezar el año con un viaje y escaparnos del frío invierno al sol y al buen tiempo. Aprovechando que una amiga había estado anteriormente allí, y después de que nos contara maravillas del sitio en el que había estado, decidimos hacer un viaje de unos diez días, concretamente a Agadir, que está situada al sur de Marruecos y es una de las ciudades más turísticas del país. 

vivat_vita_blog_agadir.jpg

Marrakecheko airoportura iristean, egin genuen lehenengo gauza alokatu genuen kotxea hartzea izan zen. Behin hori lortuta, Agadirreko bidea bilatzeari ekin genion.  Eta hor bidaiaren lehen abentura iritsi zen. Ez nuke inoiz pentsatuko Marrakechen bidaiatzea hain kaotikoa izango zenik, anarkia bat da eta erabateko zoramena: inork ez ditu keinukariak erabiltzen, autoak errail batetik bestera mugitzen dira ero moduan, ez dago semafororik, motorrek eta bizikletek errepidea gurutzatzen dute kezkarik gabe, bidegurutzeak ez daude seinaleztatuak… Maroko orokorrean kaos bat da gidatzeko orduan, baina Marrakechekoa harrigarria da. Kostatu zitzaigun Agadirrerako bidea hartzea, baina azkenean, lortu genuen.

……………….

Al llegar al aeropuerto de Marrakech, lo primero que hicimos fue ir a por el coche que alquilamos. Una vez que lo conseguimos, nos dispusimos a coger el camino para llegar hasta Agadir. Y ahí llegó la primera aventura del viaje. Nunca pensé que fuera tanto caos el conducir por Marrakech, es una anarquía y una locura total: nadie utiliza los intermitentes, los coches se mueven de un carril a otro a lo loco, no hay semáforos, las motos y bicis cruzan la carretera sin preocupación, los cruces no están señalizados (vamos, que puedes coger la dirección que te apetezca)…Digamos que a la hora de conducir Marruecos es un caos en general, pero lo de Marrakech es alucinante. Nos costó bastante coger el camino hacía Agadir, pero al final lo conseguimos. 

vivat_vita_blog_trafico.jpg

Ustekabeak eta abenturak ez zitzaizkigun falta behin Agadirrera iritsita, baina lehenengo momentutik txunditu gintuena marokoarren adeitasuna izan zen. Egia da oso emakume gutxi ikus daitezkeela kalean, eta ikusten genituen emakume gehienak atzerritarrak zirela, gu bezalakoak. Beraz, ulertzekoa da bertako gizonezkoentzat nolabaiteko nobedadea ginela eta horrexegatik denak kasu egiten zigutela. Hori bai, denak oso jatorrak  ziren eta behar genuen guztian laguntzeko prest zeuden.

Marokoko jendeaz gain, Kanarietako mutil bat ezagutu genuen hondartzan, eta bitxia da, baina hiru mutil marokoarrekin topatu zen eta beraiekin zegoen. Mutil hau bakarrik joan zen Marokora eta abenturazale hutsa zirudien. Hiru mutil hauek ezagutu zituen, eta beraien etxean gelditzekoa zen. Edonork pentsa dezake gehiegi fidatu zela, baina ezin izan zuen zorte handiagorik izan. Hiru mutil marokoarrak ezagutu genituen eta primerakoak iruditu zitzaizkigun, oso atseginak ziren eta gure kulturaz asko interesatzen ziren. Une ahaztezinak pasatu genituen eta oraindik beraiekin kontaktuan jarraitzen dugu.

……………

Las sorpresas y aventuras no nos faltaron una vez que llegamos a Agadir, pero lo que nos cautivó desde el primer momento fue la amabilidad de todos los marroquíes. Es cierto que se ven muy pocas mujeres de allí en la calle, la mayoría de mujeres que veíamos en la calle eran extranjeras, como nosotras, y digamos que éramos una novedad para ellos, y todo el mundo nos hacía caso. Eso sí, todos increíblemente amables y dispuestos a ayudarnos en todo lo que necesitáramos.

Además de la gente de Marruecos, conocimos a un chico de Canarias en la playa, que curiosamente, se había encontrado con tres chicos marroquíes y estaba con ellos. Este chico había viajado solo a Marruecos y por lo visto era un aventurero de los pies a la cabeza. Conoció a estos tres chicos, y se iba a alojar con ellos en su casa. Cualquiera puede pensar que fue muy confiado, pero no pudo tener mejor suerte. Conocimos a los tres chicos marroquíes, y nos parecieron estupendos, eran muy simpáticos y se mostraban muy interesados por nuestra cultura. La verdad que pasamos momentos inolvidables con ellos y todavía mantenemos el contacto. 

vivat_vita_blog_taghazout.jpg

Hotela Agadirren geunden arren, batez ere Taghazout izeneko herrian pasatzen genuen denbora. Herri txiki hau zoragarria iruditu zitzaigun. Gosaltzera eta bazkaltzera bertara joaten ginen ia egunero eta normalean oso merkea zen toki batera joaten ginen. Lau pertsonak jaten genuen eta 7 euro ordaintzen genituen gutxi gorabehera, zerbait pentsaezina hemen.

………….

Aunque estuvimos alojadas en Agadir, estuvimos sobre todo en un pueblo llamado Taghazout, que está a 10-15 minutos de Agadir. Este pequeño pueblo nos pareció adorable. Íbamos a desayunar y a comer allí casi todos los días y lo hacíamos siempre en el mismo sitio, que era baratísimo. Comíamos 4 personas y pagábamos algo así como 7 euros, algo impensable aquí. 

vivat_vita_blog_tajin.jpg

Tajina bertako jaki tipikoa da eta arkumearekin, oilaskoarekin edo barazkiarekin jaten da. Asko gustatu zitzaigun eta ia egunero jaten genuen. Ogia ere paregabea da, eta arganezko olioarekin eta marmeladarekin ateratzen ziguten. Bestalde, tea ezin dugu ahaztu, mota askotakoak daude, eta tea gustuko dutenentzat paradisua izan daiteke Maroko.

………………..

El tajin es una comida típica de allí que se prepara con cordero, pollo o verduras. La verdad que nos encantó y lo comimos casi todos los días. El pan también es delicioso, y siempre nos los servían con aceite de argán y mermelada, que la verdad que era una delicia para degustar. Tampoco nos podemos olvidar del té, hay una gran variedad, y puede ser el paraíso para los amantes del té. 

vivat_vita_blog_zoco.jpg

Janaria alde batera utzita, bertako azokaz hitz egingo dizuet, Agadirrekoaz hain zuzen. Azoka oso handia zela esan ziguten, eta bertako azokan egun bat pasatzea erabaki genuen. Hainbat erosketa egin genituen, eta geldialdi txiki bat egiteko kanpora atera ginen. Bertan, azokaren sarreran, bi emakume ikusi genituen lau edo bost umerekin, eta denak eserita zeuden. Irudi horrek asko hunkitu zigun eta elkarri begiratzearekin bakarrik familia horri laguntzeko zerbait egin behar genuela jakin genuen. Beraz, ogia, marrubiak, platanoak eta sagarrak erosi genituen. Erosi genuena ematera joan ginenean, emakume horiek euren begiradarekin eskertu ziguten, eta umeek irribarre magiko horiekin. Izugarri hunkitu ginen eta une hori bidaiaren une ahaztezinetako bat dela esango nuke.

…………………

Dejando la comida a un lado, os hablaré del zoco, concretamente del zoco de Agadir. Nos comentaron que era un zoco gigante en el que había de todo, por lo tanto, decidimos dedicar un día al zoco de Agadir. Hicimos unas cuantas compras, y para hacer una pequeña pausa fuimos a comer fuera del zoco. Ahí, en la entrada, nos encontramos con dos mujeres y unos cuatro o cinco niños, y estaban todos sentados. La verdad que aquella imagen nos rompió el alma a todas y solo con mirarnos supimos que teníamos que ayudarles de alguna manera. Por lo tanto, compramos pan, fresas, plátanos, manzanas…todo lo que encontramos a mano para aquellas mujeres y sus hijos. Fuimos a darles la comida que compramos y las madres nos lo agradecieron con la mirada, y los niños con sus mágicas sonrisas, que nos hicieron emocionarnos de tal manera, que creo que jamás podremos olvidar aquel momento. 

vivat_vita_blog_marrakech.jpg

Zortzi egun zoragarri Agadirren eta Taghazouten pasa ostean, Marrakechera itzuli ginen geure azken eguna pasatzera, izan ere, hurrengo egunean bueltako hegaldia hartu behar genuen. Egia esan hiria ez genuen gehiegi bisitatu, Yamaa Plaza ikusi genuen gehienbat, eta bertako azokan izan ginen. Erosketak egitea gustuko baduzu, Yamaa plaza izugarria da, merkatua oso handia baita eta denetik aurki dezakezu bertan. Hainbat ordu pasatu genituen eta erosketak ere egin genituen. Dena esan beharra dago, “erregateatzen” ere ibili ginen eta egin genituen erosketa batzuk izugarri merkeak izan ziren. Marrakecheko azoka asko gustatu zitzaigun, baina niri, pertsonalki, nekatu ere egin zidan momentu batetik aurrera, denak eros dezazun saiatzen dira eta nekagarria egin daiteke.

Bidaia ikaragarria izan zen, eta zalantzarik gabe errepikatuko nuke. Beraz, ahal duzuenean Maroko bisitatzera animatuko nizueke. Jende zoragarria ezagutu genuen, toki paregabeak ikusi genituen eta jende marokoarraren handitasunaz jabetzea egin ziguten une asko bizi genituen. Erlijioa, kultura, ohiturak… dena da erabat desberdina, baina ezagutzea pena merezi duen herrialde bat da, zalantzarik gabe. Pozez zoratzen itzuli ginen, eta ziur nago berriz bueltatuko garela!

…………………………….

Tras ocho inolvidables días en Agadir y Taghazout, volvimos a Marrakech a pasar nuestro último día, y para coger el vuelo de vuelta. La verdad que no visitamos mucho la ciudad, vimos la parte principal, que es la Plaza Yamaa, y estuvimos en el gran mercado. Si te gusta pasar horas y horas haciendo compras, la Plaza Yamaa es una maravilla, porque el mercado es enorme y hay de todo. Pasamos unas cuantas horas ahí y también hicimos unas cuantas compras. Todo hay que decirlo, en cada compra que hacíamos “regateamos” e hicimos unas cuantas compras en un precio baratísimo. El mercado de Marrakech nos encantó, pero tengo que decir que a mí, personalmente, llegó un momento que me cansó, porque todos te llaman para comprarles, todos intentan convencerte, y llega un momento en el que puede hacerse agobiante.

El viaje fue increíble, una experiencia que volvería a repetir sin dudar, y que os aconsejo que conozcáis en cuanto podáis. Conocimos a gente maravillosa, lugares preciosos y vivimos momentos que nos hicieron darnos cuenta de la grandeza de la gente marroquí. La religión, la cultura, las costumbres… todo es totalmente diferente, pero creo que es un país que merece la pena ser conocido. Volvimos encantadas, y volveremos, ¡estoy segura de ello! 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s