“El Rey León”, el musical que no te puedes perder

vivat_vita_blog_musical_el_Rey_Leon“El musical que conmueve el mundo”, así se anuncia el musical de “El Rey León”. Por lo tanto, aunque fuera una visita express a Madrid, no podía irme sin ver este maravilloso musical de Disney. Las películas de Disney han marcado nuestra infancia, y quizás por ello sea un espectáculo tan emocionante, pero os puedo asegurar que no es el único motivo por el cuál es un musical tan especial.

La puesta en escena de la obra es exquisita y cada detalle del espectáculo está medido hasta el último milímetro. Hay que decir que el espacio del Teatro Lope de Vega es más bien pequeño, pero está aprovechado al máximo. El espectáculo destaca por el gran trabajo que conlleva dar vida a tantos animales en un espacio tan pequeño (especialmente las jirafas y las hienas). Todos los animales están representados de manera perfecta y consiguen darle el realismo justo a la obra, todo ello acompañado del gran trabajo en equipo de este espectáculo.

vivat_vita_blog_primera_escena.jpg

Al inicio de la obra vemos un sol gigante y un desfile de una gran cantidad de animales (gacelas, jirafas, cebras…) mientras suena la maravillosa música del “Ciclo sin fin”. Cuando estás sumergido en esa preciosa escena, llega la gran sorpresa del elefante de tamaño natural, que entra por el patio de butacas. Al haber tantos animales representándose en escena, no da tiempo a disfrutar de todo, ya que es imposible para el ojo humano prestar atención a tantos animales o personajes juntos en un escenario, pero sin ninguna duda, este es uno de los momentos más mágicos de las dos horas y media que dura el espectáculo.

El reparto está compuesto por intérpretes sudafricanos y latinos, y aunque todos realizan un excelente trabajo en equipo y de interpretación, las voces no consiguen cautivar. Eso sí, Rafiki (Zama Magudulela) es la gran excepción, y es que te deja sin palabras durante la primera canción y no deja de sorprenderte durante todo el espectáculo. David Comrie y Sergi Albert, que dan vida a Mufasa y Scar, tienen gran fuerza en su interpretación, pero vocalmente, no consiguen emocionar.

vivat_vita_blog_rafiki.jpg

Los pequeños Simba y Nala han estado estupendos, especialmente Simba, que tiene un gran protagonismo durante gran parte de la obra y teniendo en cuenta que es un niño, hace una representación magistral. Respecto a los papeles de Simba y Nala adultos, interpretados por Michel Jauregi y Daniela Pobega, dan vida a sus papeles de manera correcta, pero tampoco consiguen sorprender con sus voces, aunque la voz de Nala suena preciosa y saca su lado más dulce con “Nuestro hogar”.  Las hienas hacen un papel inmejorable en cuanto a la interpretación, y además de eso, manejan las máscaras de manera magistral. Zazu, Timón y Pumba (Esteban Oliver, David Ávila y Albert Gracia), que dan el toque cómico al musical, están brillantes en sus respectivos papeles, y no dejan de hacer reír al público.

El elenco consigue una perfecta armonía entre todos los componentes y hacen un trabajo en equipo inmejorable, pero hay que decir que las diferentes nacionalidades de los actores hacen que los acentos de los personajes se hagan un tanto extraños, sobre todo el de Mufasa y el de Nala. El acento andaluz de Timón no termina de convencer, y aunque resulte gracioso, no es necesario para conseguir ese punto de humor en el musical.

vivat_vita_blog_sima_nala.jpg

La historia del musical coincide con la de la película, y sucede lo mismo con la música, aunque resulta difícil de entender el cambio de la letra de las canciones originales, como sucede con “Ciclo sin fin” (en el musical llamado “Ciclo vital”) y “Noche del amor”. De todas formas, la música se escucha de manera espectacular en el teatro, y qué decir del coro, que suena precioso en todo momento de la obra.

Es una experiencia totalmente recomendable para todos los públicos, y en especial para aquellos fans incondicionales de Disney, pero hay que decir que el precio de la entrada fue realmente caro, teniendo en cuenta la localización. Sin haber opción de elegir asientos y teniendo que coger casi la última fila del anfiteatro, el precio de 55 euros es más que elevado. Está claro que hay muchísimo trabajo y esfuerzo detrás de este espectáculo, pero digamos que es poco considerable para el público tener que pagar ese precio para ver la obra desde el anfiteatro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s